miércoles, 14 de mayo de 2008

Crítica de Brujas en el bosque, de Mario Méndez

Méndez, Mario. Brujas en el bosque. Buenos Aires: Alfaguara, 2004.

En este texto, lleno de aventura e intriga, Mario Méndez mezcla lo develado, lo próximo a ser develado y lo que permanecerá siempre en la imposibilidad del develamiento. Si bien en los últimos años se han visto algunos casos, es curioso el uso de la estrategia de los saltos temporales en la narrativa juvenil. La estructura de Brujas en el bosque se apoya en este vaivén del tiempo –y, asimismo, del espacio– y con ello logra un efecto de plasmación de conjunto, de fortaleza de totalidad. El texto no genera una ruptura que delimite un antes y un después, sino que configura una zona narrativa en la cual el presente abarca la temporalidad entera del mundo.
Conviven en la historia el lenguaje cinematográfico, el lenguaje confidencial del diario íntimo y el lenguaje oral de la conversación –quizás incluso de tono más profundamente confidencial–; la playa, la montaña y el clásico bar de la ciudad. Y allí, dentro de los márgenes de la instancia de unión de estos elementos, se desarrolla –como si esta correspondencia de dos planos de heterogeneidades estuviese previa y perfectamente calculada– otra mezcla: la que condensa el amor, el miedo, la traición y la búsqueda desesperada, el anhelo de unir las partes sueltas de la vida.

2 comentarios:

Campanita dijo...

Veo que no soy la única adulta que añora sus libros de infancia, cargados de fantasía y futuro. Adoraba pasar horas y días leyendo y luego cambiar esos libros por otros para continuar enriqueciéndome. Mi favorito alrededor de mis 8 años era un cuento de Elsa Bornemann titulado "Cuentos para chicos enamorados" y editado en el libro "Caramelos Surtidos" junto a cuentos de otros maravillosos autores. Si pueden buscarlo y colocarlo sería genial! Slds y sigan así, Pauli

luciana murzi dijo...

¡Muchísimas gracias, Pauli, por el ánimo que nos das! Prometo reseñar ese libro. Si no me equivoco, lo tengo en mi biblioteca.
Besos y abrazos para vos.