domingo, 25 de mayo de 2008

¿Historia? de la enseñanza de la lengua y literatura

Sardi, Valeria. Historia de la enseñanza de la lengua y la literatura. Buenos Aires: Libros del Zorzal, 2006.

Este libro forma parte de la colección Formación Docente - Lengua y Literatura, dentro de la cual se enmarcan varios autores (creo que todos argentinos) debatiendo distintos aspectos de la promoción de la lectura en el aula. La autora es de Letras de UNLP, y trabaja en cátedras de didáctica y también en el CePA de la Secretaría de Educación del Gobierno de la Ciudad.

Todo eso hubiera avalado que este libro tuviera una cierta integridad teórica, algunos puntos de reflexión y, ante todo, una verdadera historización de la enseñanza de la lengua y la literatura. Pero no, ¡error! Este libro es un simple amontonamiento de información.

Tiene 4 capítulos: Memoria histórica y prácticas de enseñanza, Huella histórica de la disciplina, Conflictos lingüísticos y Lectores y modos de leer. El primero es el capítulo que zafa, es un poco de mezcla y no está claramente organizado por períodos (que sería muy interesante). Lo peor es que la autora debe de haber tenido toda la organización que investigó, pero prefirió ubicarla entre definiciones de Foucault y el habitus de Bourdieu. ¡Como si hubiera que demostrar algo! El segundo es de no-creer: de por sí no tiene un hilo teórico, pero encima se mete en cuáles son las formas válidas de investigación. Cito: "En el territorio de las escrituras personales que escenifican la experiencia vital cotidiana (...) existen distintos géneros textuales. Una de ellas es el diario, que puede ser de un docente o bien de un alumno, en el que se registra el día a día de la existencia. En el diario se confía al papel la memoria de determinados hechos o experiencias, como un modo de tener acceso a ellos y revivir esas experiencias vitales." (Y encima es una cita de una cita!!!). Increíble. Explica métodos para investigar que no usa. Muchas veces, estas investigaciones son criticadas por cerrarse a un sólo caso; pero claro que no considerabamos esta opción: no tener caso alguno.

Capítulo 3: un poco más interesante, hace un panorama de las diferentes gramáticas de moda en relación a su tiempo. Mi destacado del capítulo fue enterarse que Olga Cosettini era una docente de Santa Fe. La última sección hace mucha referencia a cómo llega la gente a las lecturas, en los aspectos de promoción en bibliotecas, relacionadas con marxismo y también con la dictadura. Hay un listado interesante de libros 'admitidos' para hojear.

Mi sensación general es que este es un texto que la autora tenía, sin saber bien qué hacer y le pidieron que lo extendiera para publicarlo; y en definitiva, no tiene ni pies ni cabeza. Bien intencionado, pero sin editor.

1 comentario:

Paula dijo...

Hola Lucía Aguirre, quisiera prenguntar, y de antemano excusarme por tal atrevimiento, ¿cómo se puede concebir una historia de la enseñanza de la literatura desde la Arqueología de Foucault, sino es desde la discontinuidad? Me gustaría e intersa muchísimo compartir bibliografía sobre este tema.

Gracias