martes, 26 de mayo de 2009

¿Y dónde están los padres normales en los libros infantiles?

Encontré esta nota en el Times Online, diario inglés. Trata de la ausencia de roles paternos positivos en la literatura infantil actual. Es interesante porque el periodista Syson (padre de una niñita de 2 años) entrevista a Suzanne Carnell, editora de los libros-álbum de Macmillan. Ella pone el énfasis en que en los 80s existió una gran variedad de libros de roles, particularmente los que señalaban que las madres no andaban detrás de la cocina todo el tiempo, y que podían también ser pilotos o conducir camiones. Esta editora se pregunta si no es momento de retomar los libros de roles para poner a la luz el nuevo rol de los padres.
Damon Syson también consulta a Nicholas Tucker, autor del Rough Guide to Children's Book (¡existen Rough Guides de TODO!). Él toma un punto de vista cuestionable, que es que la mayoría de los autores son mujeres y por ello es que el rol maternal está mejor desarrollado. Cuestionablísimo, ¿no?

Y no podía faltar la sección de libros con buena imagen paterna, según el Times:
Vamos a cazar un oso, de Michael Rosen y Helen Oxenbury, editado en español por Ekaré.
My Daddy is a giant, de Carl Nolac y Ingrid Godon, editado por Macmillan.
Clever Daddy, de Maddie Stewart, editado por Walker Books.
The Emperor's Egg, de Martin Jenkins y Jane Chapman, también de Walker Books.
My Out and About Book, de Barbara Vagnozzi, de Campbell Books.
Some Dogs Do, de Jez Alborough, por Walker Books.

Por mi parte, no pude dejar de pensar en Mi papá, de Anthony Browne, editado por Fondo de Cultura Económica.

La nota también destaca los clásicos con roles negativos, que dejan mal parados a los padres.
Ahora no, Bernardo, de Davic McKee, editado por el Grupo Anaya.
Gorila, de Anthony Browne, Fondo de Cultura Económica.
Monkey Puzzle, de Julia Donaldson, Macmillan.
Angelina Balerina, de Katherine Halbird y Helen Craig, editado por Puffin Books.
y hasta series enteras: Spot, de Eric Hill y los de Alfie por Shirley Hughes.

¿Se les ocurren más? ¿Ven ejemplos en la literatura argentina?

5 comentarios:

lucía aguirre dijo...

La nota original está en: http://women.timesonline.co.uk/tol/life_and_style/women/families/article6358636.ece

inés castellano dijo...

Je, roles negativos? No sé, pero se me viene a la mente la mamá gritona convertida en globo de Isol. :)

Emiliano Quintana dijo...

Hay uno de Graciela Repún, que estoy CASI seguro que llama Familias, donde se retratan distintos tipos de familias disfuncionales: Madres lesbianas, papas que fueron a comprar cigarrillos y jamas volvieron, zombies (?)

sandra conejeros dijo...

Saltando de blog en blog llegue por estos lados... y me he quedado pegada leyendo cada uno de los excelnetes datos y aportes que aca escriben!!! es como un paseo por una biblioteca...Me encanta!
unas felicitaciones gigantes...de seguro volvere!!!!

un abrazo!!!!

luciana murzi dijo...

Negativos son los padres de Florinda, la protagonista de "Florinda no tiene coronita", de Mercedes Pérez Sabbi editado por SM.
Emi: ese libro se llama "Familias raras de este planeta y otros" y es de Crecer Creando. Por cierto, muy lindo libro. Buenísimas las princesas.
Sandra: ¡muchas gracias por tus felicitaciones! Estuve viendo tu blog y me parece fantástico. Sobre todo las Fridas puraceja y la ilus para el aniversario de la Luna Naranja.