miércoles, 23 de abril de 2008

Para aquellos que también se oponen a la vista fija en el techo: una a favor de la vida prosaica

Acciones comunes
“Cuando estoy trabajando en un libro trabajo todos los días. Trabajo cuatro horas sin parar, y después me siento muy cansada y ya no me sale nada, y hago otras cosas. No entiendo a los escritores que creen que no deben hacer ninguna de las cosas corrientes de la vida, porque yo creo que eso es necesario: hay que mantenerse en contacto con eso. La soledad de la escritura también es atemorizadora. A veces está muy cerca de la locura: una simplemente desaparece todo el día y pierde todo contacto. La acción común de llevar un vestido al lavadero o de rociar las plantas con plaguicida es algo muy saludable. Eso hace que una vuelva al mundo, por así decirlo. Y que el mundo vuelva a una.”
Nadine Gordimer

En: Brizuela, Leopoldo. Instrucciones secretas: guía para empezar a escribir. Buenos Aires: Colihue, 2007.