jueves, 24 de abril de 2008

Marisa que borra

Marisa que borra llegó a mis manos en 3ro A, dice la letra de mamá adelante. Parte de la biblioteca que circulaba y definitivamente el comienzo de mi vida en colecciones. En tercer grado me dí cuenta de que había algo tal como colecciones, que si compraba todo lo de Pan Flauta de Sudamericana me aseguraba un buen porvenir. Y ahí arranqué nomás. Después serían Los imposibles, La aldoravanda del mercado, Boca de sapo, Hombrecito del azulejo, Más chiquito que una arveja, Panadero en la ciudad, Puro huesos, Quien pidió un vaso de agua y Un tigre de papel.
Pero volvamos a Marisa. Autora: Canela, Ilustraciones: Nicolás Rubió. Marisa es como una Leonor porteñita, con ojos de soñadora, con gato y una idea genial: ser una nena de goma. Primero todos los 'zalud con zeta', luego los 'prohibidos', las tristezas y las enfermedades... me enseñó lo genial que era saltar escalones de dos en dos, de tres en tres.

Y la segunda parte con las zapatillas mágicas, mañana... en una próxima entrega. A ver si puedo subir alguna imagen también.