martes, 19 de agosto de 2008

El Topito Birolo... who knew it was none of his business!



Y el viaje me trajo de vuelta sorprendida un poco de las secciones de literatura infantil europeas.. Me regaló una preciosa libreria especializada en LIJ, a la que sin dudas volveré - La Mar de Letras (¡arriba la foto!). También me sorprendió con un Topito Birolo que se llama The Story of the Little Mole Who Knew It Was None of His Business y que es casi casi héroe nacional. En Londres, encontré un topito birolo de mi tamaño, muy útil como sillón de lectura y una sorprendente edición PLOP UP, onomatopéyico de verdad. Va una muestra de un interior donde - en francés - todo lo que pudo haberle caido en la cabeza se gira con una ruedita simpatiquísima.






3 comentarios:

Leroy Gutiérrez dijo...

La mar de letras es una muy buena librería de libros para niños. Allí tuve la oportunidad de comprar A l'infini de Kveta Pacovska, una artista maravillosa cuyos libros no se consiguen en Venezuela. También compré Persépolis de Marjane Satrapi, igualmente difícil de encontrar por estos lares.
Lo mejor, quizás, fue encontrarme con un compatriota que resultó ser el esposo de la dueña de la librería.

Saludos

Doña Entendimiento dijo...

¡Hola Leroy! Es un gusto ir a librerías así. ¿Las hay en Venezuela? Saludos, Lucía

Leroy Gutiérrez dijo...

¡Hola Lucía! En Venezuela, bueno más bien en Caracas, hay un par de librerías que me parece que tienen muy buena selección de libros para niños, éstas son Distribuidora Estudios (nombre raro para una librería)y la librería del Banco del Libro.
Aprovecho y te comento una de esas coincidencias que tanto me fascinan que se produzcan. Ayer precisamente estuvo por Magenta Ediciones, la editorial en la que trabajo, Gustavo Puerta, el esposo de la dueña de La mar de letras y promotor de todas las actividades que allí se realizan. Está de vacaciones por Venezuela y se encuentra contactando a algunas editoriales de libros para niños.
¿Será cierto lo de los seis grados de separación?

Saludos