lunes, 26 de enero de 2009

El caballo que...

Bueno, hoy, después de tantos días, retomo el blog, con dos libritos de Griselda Gambaro para chicos. Son de Alfaguara Infantil, se trata de El caballo no sabía relinchar y El caballo que tenía un sueño. Ambos recomendados desde 6 años, e ilustrados por Nancy Fiorini.

Ahora la cuestión que nos convoca: ¡no me gustaron ni un poco! Me parece que les falta algo, encima uno de los dos habla del trabajo en valores (creo que eso ya me da rechazo). El primero tiene 2 cuentitos, uno de Pepino, el caballo que en lugar de relinchar hacía cualquier otro sonido. Salvado por una lechuza, Pepino puede 'reinsertarse' en sociedad victorioso. El otro, de la perra Guillermina es con moraleja de "no reirse de los demás". Las ilustraciones de este son bastante sombrías. No dudo que los originales debían llamar más la atención de cómo salieron impresos finalmente.

En cambio, El caballo que tenía un sueño está ilustrado con colores más vibrantes y eso se transmite también a los diálogos. Ahora con tres cuentos, uno de un caballo blanco que-conoce-una-hormiga (que se cruza con el caballo que no sabía relinchar en el otro librito), otro de una hojita que no tenía nombre, y una lombriz con vestido con moño que no puede sentarse a la mesa.

Creo que el problema es que pasa poco y nada. Se siente como si le hubieran pedido a la Gambaro que escribiera historias con animales, y con alguna clase de valor moral... Propongo seguir tratando autores 'de adultos' que hacen su prueba en LIJ.

4 comentarios:

lucía aguirre dijo...

Propongo seguir tratando autores 'de adultos' que hacen su prueba en LIJ. Sin repetir y sin soplar, no valen ni Birmajer ni De Santis, Lu! jajaj

luciana murzi dijo...

¡Pero si me sacás a De Santis, me sacás la vida! Se me ocurren Lispector, Roa Bastos, Iannamico, ¿Bucay? (vi en una librería de acá, que se llama "Patalibro", un librito de él ilustrado por Gusti...).
En fin, veremos.

Emiliano Quintana dijo...

Por más que deteste a bucay, el libro que decís tiene unas acuarelas increibles de gusti, e inevitablemente quiero tenerlo!

(holaquetal)

luciana murzi dijo...

bueno, ya que vas a san martín vos también lo podés adquirir (como si estuviese ahí nada más...). igual no sé, un libro de bucay es una mancha imborrable en una biblioteca. meditalo.
(holahola)