sábado, 21 de noviembre de 2009

Bombones de menta y caramelos de chocolate

Cartlidge, Michelle. Ratoncete hace dulces. Buenos Aires: Hyspamérica, 1987.

En mi biblioteca encontré este librito de Michelle Cartlidge traducido al español por María Elena Walsh. Apenas lo abrí, recordé cuánto me gustaba. Me lo había regalado mi mamá, y con ella hicimos las dos recetas que hace el protagonista, un ratoncito simpático y entusiasta.

En una sola clase con la Ratona Repostera, Ratoncete aprende a hacer bombones de menta y caramelos de chocolate.
Muy simple: primero se lava las manos, después buscan los utensilios y los ingredientes que se necesitan y ¡a trabajar!

El protagonista pasa el azúcar por el tamiz, separa la yema de la clara, bate con el tenedor, mezcla, exprime limones, agrega esencias, amasa, corta, enmanteca asaderas y hornea.

Ratoncete ejecuta con fascinación cada una de las tareas culinarias que su maestra le indica. En pastelería, es necesario seguir al pie de la letra las instrucciones. Y así lo hace Ratoncete. Por eso, cuando su papá lo va a buscar, él exclama emocionado: “¡Preparé bombones para ti, para mamá, para mi hermanita y para todos mis amigos, y todavía sobran algunos para mí!”.
Además de buen cocinero, nuestro protagonista es muy generoso, lo cual se orienta a transmitir un mensaje con el que coincido: cocinar es compartir, es un gesto de agasajo, de convite, de cariño hacia el otro.