miércoles, 9 de febrero de 2011

Reseñador invitado: Diego Javier Rojas. Hoy presenta: "Lifting para libros".

por Diego Javier Rojas.
Promoción de la lectura. Olavarría.

Además de las no
vedades literarias que aparecen mes a mes, el 2010 nos ha dejado dos colecciones de importantes editoriales que han sido actualizadas: Pan Flauta de Sudamericana y Serie Roja de Alfaguara.

Estas colecciones fundadas en los años ´80 han encontrado en el ámbito escolar un aliado para afianzarse en el mercado y por
supuesto entre los docentes, alumnos y padres. Bajo el lema “Una colección clásica que se renueva”, Pan Flauta desde las tapas se despojó de todos los íconos ofreciendo un fondo blanco y sin brillos, el nombre de la colección, datos de título, autor e ilustrador con barras de colores correspondiente a la serie. En el interior ofrecen un papel de mayor calidad.
La colección estaba compuesta por una serie de cinco colores: Azul, Naranja, Magenta, Verde y Negra, pasando en esta renovación a cuatro: Azul, Naranja, Violeta y Verde. Algunos títulos de la serie Negra fueron incorporados a la Verde y otros serán editados en colecciones del fondo de la editorial. También algunos títulos de las series fueron descatalogados o incorporados a otra colección, como por ejemplo Yeca el tatú, agregado a la Biblioteca Ana María Machado.

Este relanzamiento fue acompañado por la aparición de un nuevo título para la serie Verde: Nariz roja, nariz verde de Canela, quien años atrás fundó esta colección con el primer ejemplar en la serie Naranja: Marisa que borra.

Otros títulos que se editaron en el 2010 para esta colección: serie Naranja El bandido de los mares, de Sandra Siemens; serie Verde Mal día para ser mala, de Cristina Macjus; serie Violeta Riquete el del copete, de Didi Grau.

Los libros continúan manteniendo variedad de géneros y los más prestigiosos autores de literatura infantil y juvenil del país.

Para este 2011 la colección contara con un minisite donde estarán presentes las propuestas de trabajo para el aula por medio de la página www.megustaleer.com.ar

La Serie Roja de Editorial Alfaguara fue inaugurada en 1989 con la novela Decir amigo de Elisa Roldán y luego se consolidó en 1991 con el libro Las Visitas de Silvia Schujer, que fue seleccionado en la lista de honor de Ibby Internacional. Actualmente este título se encuentra en la serie Azul.
Con el correr de los años la serie fue incorporando grandes autores que escriben para el público adulto, como por ejemplo Pablo De Santis, Jorge Accame y Sylvia Iparraguirre, entre otros, haciendo que esta serie se consolidara en el ámbito de la escuela secundaria.

En este relanzamiento los libros de la serie ofrecen un tamaño más grande, una edición con solapas que contienen información de los autores. El diseño de la cubierta ofrecen al lector tipografía y detalles
iconográficos modernos con cuidada sobriedad.
Los títulos que acompañan este relanzamiento son dos: El túnel de los pájaros muertos, del reconocido Marcelo Birmajer, y Los siete nombres, una saga épica de Clara Levin. Estos títulos son apoyados por contenidos multimedia, cada libro tiene su página web, que permiten otras lecturas y apuntan a un lector interesado en el uso de la tecnología.

Para este 2011 continuaran las novedades en esta serie con nuevos títulos de autores como Liliana Bodoc, Esteban Valentino y la continuación de la saga de Levin, entre otras.

¿Por qué las editoriales han renovado sus colecciones?

En el mercado del libro, estos últimos dos años han aparecido pequeñas editoriales con sus propias colecciones de atractiva estética: tapas negras, tipografía colorida, ilustraciones de grandes artistas, que han en encontrado en las escuelas un ámbito para crecer y afianzarse. Porque además que estas pequeñas editoriales presentaban una renovada estética, de la mano de autores consagrados en el canon escolar, ofreciendo nuevas colecciones con renovada estética y autores reconocidos dentro de las escuelas.

Las editoriales no quieren perder el espacio que han ganado en estos años en escuelas, librerías y bibliotecas. Tienen que captar la atención de un lector joven estimulados por la imagen y la estética. Quizás por eso la renovación apunta a una refrescada desde lo externo, conservando la calidad autoral y de títulos, para captar nuevas generaciones tanto de docentes como de alumnos.
En esta renovación quienes nos vimos beneficiados, por suerte, somos los lectores haciendo que estas editoriales piensen en nosotros y nos ofrezcan nuevas opciones en la literatura infantil y juvenil.