domingo, 28 de marzo de 2010

El deseo de acercarse al mar (o de que el mar se acerque)

El calendario nos dice que se terminó el verano. Podemos despedirlo con este libro de Ricardo Mariño, El mar preferido de los piratas. Un sobreviviente del mundo de la edición, podríamos llamarlo, porque originalmente había sido publicado por Sudamericana en la colección Pan Flauta y llega, muchos años después, a esta edición en Alfaguara.


Un viejo muy viejo que quiere tener como vecino al mar. Salir de su casa y encontrarse con unas olas. Mirar al horizonte y ver lo azul indescifrable. ¿Qué idea, no? De chica yo tuve una idea que se me repetía cada verano: los gobiernos tenían que poner una cápsula de aire acondicionado sobre el cielo, así no sufríamos tanto con el calor. Claro. Ingenua de mí.

El pueblo ayuda a nuestro héroe en su proyecto. Llevan agua, que no es agua estancada, es agua de mar. Y llegan barcos invasores, sirenas encantadoras, piratas ladrones. El humor disparatado atraviesa el relato: en los nombres, en los episodios y en la idea. Recomendada desde 8 años, una aventura ideal para nosotros, bichos de ciudad.